Cien años de soledad tiene mucho en común con El reino de este mundo.
Por ejemplo los dos hablan sobre elementos históricos que ocurren en realidad. El reino de este mundo enfoca en la tema del revolución Haitiana, y lo describe en una manera más o menos exacta, con personajes reales como Mackandal, a pesar de un personaje inventado, Ti Noel. Cien años de soledad enfoca en la historia de la familia Buendía, y el pueblo Macondo, que son elementos de ficción, pero tiene elementos históricos como la guerra, y la masacre de las bananeras.

Relacionado con el tópico del realismo mágico, los dos libros, El reino de este mundo y Cien años de soledad son libros que parecen como son en el ámbito de la realidad, con elementos mágicos. Esto es lo opuesto de Leyendas de Guatemala, que es más un libro mágico, con elementos reales.

Hay diferentes representaciones del tiempo también en los tres libros. En Leyendas de Guatemala el tiempo es algo completamente fluido, que no sigue ninguna lógica. Hay un día en un siglo que tuvo muchos siglos, etc. En El reino de este mundo el tiempo es muy linear y histórico, que corresponde con el tiempo que nos entendemos como tiempo real. Y el tiempo en Cien años de soledad es en un manera linear, y en otro es circular. Los eventos, nombres, caracteres, etc. se repiten, pero el tiempo pasa, y cosas suceden uno a otro.

La cuestión de la identidad es también algo presente en los tres libros. En Leyendas de Guatemala, Asturias está creando un historia de origen para los guatemaltecos, incluso los indígenas, los mestizos y los inmigrantes. En El reino de este mundo, Carpentier crea un distinción clara entre la identidad de los amos y los esclavos. En Cien años de soledad, muchos de los personajes son preocupados con un búsqueda de la identidad. El ejemplo más obvio es lo del ultimo Aureliano. Pero también hay muchos juegos con la identidad, por ejemplo con los gemelos José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo, quienes cambian sus nombres pero no sus identidades, y entonces Úrsula sabe que Aureliano es en verdad José Arcadio, y José Arcadio es Aureliano, porque sus caracteres son asociados con estos nombres.

Creación y destrucción son presentes en los cuentos de Asturias, y también en el libro de García Márquez. También el concepto de seguir viviendo después de la muerte, algo muy prominente en Cien años de soledad es uno de las cosas más importantes en El reino de este mundo, con el muerto (o transformación) de Mackandal.

Entonces los tres libros tienen algunas cosas en común,  y en otras son muy diferentes, pero es posible ver que siguen un forma de narración un poco semejante que mezcla otra lógica que el lector no creyó antes, y lo incorpora con la lógica a lo que somos acostumbrados.

Advertisements